Todos los secretos de Clubhouse

2021 marzo 10

Todos los secretos de Clubhouse

Las redes sociales se apoyaron primero en textos, luego en imágenes y recientemente ha nacido Clubhouse, que se basa en la voz y que ha logrado despertar una enorme expectación en todo el mundo.

Paul Davidson y Rohan Seth crearon en 2020 esta red social centrada en los mensajes de audio en streaming, con el objetivo de que la gente hable, escuche, reflexione, opine y aprenda sobre todo tipo de temas. Está pensada, en principio, para un público adulto.

A diferencia de otras redes, no hay chats, no hay likes ni se pueden enviar mensajes a otros usuarios. Se asemeja a un evento físico en el que hay muchas charlas en paralelo y cada uno se incorpora a la que le interesa.

La aplicación está dividida en “salas” (rooms) y en cada una se trata una temática distinta. Cualquier usuario puede crear una “sala” para impartir una ponencia o abordar un tema e invitar a otras personas de Clubhouse; también pueden incorporarse usuarios que se enteren de la convocatoria. Cada room cuenta con un moderador (gestiona la sala y asigna roles), ya que los clubhousers pueden participar en los debates que se crean o ser meros oyentes, como si se tratara de una emisora de radio o un podcast. Aunque, en este caso, todo ocurre en tiempo real.

Así, al entrar en una de las “salas” de Clubhouse se puede escuchar la conversación que tiene lugar allí, pero no participar, salvo que quien haya creado ese espacio lo permita. Puede tratarse de un personaje relevante que interviene como speaker, de una entrevista, una mesa redonda, un monologuista o un grupo de personas debatiendo o charlando sobre un asunto específico. También es muy frecuente que esos moderadores sean celebrities, como “gancho” para atraer a la audiencia.

Además, las conversaciones no quedan grabadas dentro de la app, por lo que no están disponibles para ser reproducidas más tarde.

Entorno cool
Hasta ahora, Clubhouse ha apostado por la exclusividad: sólo está disponible en el entorno IOS (iPhone y iPad) y hay que acceder mediante invitación; cada usuario puede invitar a dos personas. Esa pátina de “exclusiva” le está funcionando: se estima que tiene más de dos millones de usuarios, aunque no hay cifras oficiales.

Uno de sus puntos de inflexión ha sido la participación de Elon Musk, el fundador de Tesla, en la “sala” The Good Time Show a finales del pasado enero. Como si fuera un megainfluencer, logró multiplicar el interés por Clubhouse de manera exponencial tras hablar ante 5.000 personas, el número máximo que permite esta app.

Además de Musk, ya hay otros personajes relevantes que han hablado en Clubhouse, como Mark Zuckerberg, el creador de Facebook; actores como Jared Leto o Aston Kutcher, el rapero Kanye West o la presentadora de televisión Oprah Winfrey. Sin duda, el morbo de poder conversar en directo con alguna de estas celebridades es el aliciente que más dispara el interés de los usuarios, y de los aspirantes a integrarse en este entorno cool en donde se reúnen muchos líderes influyentes y empresas avanzadas.

En España, Javier del Pino y Carlos Herrera han sido los primeros grandes locutores que han hecho sus programas en Clubhouse.  Se están sumando influencers que participan en diversas temáticas y que aumentan así su relevancia en las redes, reforzando su presencia en YouTube, Twitter, Instagram o Twitch.

También se están moviendo grandes cifras en torno a Clubhouse. El diario económico Financial Times publicó que los inversores valoran ya esta red social en 1.000 millones de dólares (más de 838 millones de euros).

Beneficios para el marketing
Desde el punto de vista del marketing, Clubhouse es una red social, de manera que no es un lugar de venta, sino de presencia. Pero cuando el crecimiento de las marcas depende de su capacidad de generar confianza y empatía entre los consumidores, resulta imprescindible posicionarse en los social media e interactuar con los usuarios. En este sentido, Clubhouse aporta la frescura y la espontaneidad de comunicar y responder a través de la voz.

Las perspectivas en España son buenas si se analizan datos como que casi un millón de personas escuchan podcasts a diario, según el Estudio General de Medios (el doble de la audiencia en 2016). Sin embargo, no hay que olvidar que en Clubhouse se habla, básicamente, en inglés. Para que aumente la presencia del castellano habrá que esperar a que se sumen más usuarios españoles y latinoamericanos.

Aunque por ahora no hay publicidad en esta red, Clubhouse ofrece grandes oportunidades a los anunciantes, sobre todo a aquellos orientados a nichos muy concretos, que pueden impulsar “salas” de contenido hipersegmentado.

Las empresas aún no pueden abrir una “sala” directamente. Son sus directivos o expertos de esa compañía quienes son invitados como referentes. De este modo indirecto, las marcas pueden ser prescriptoras en Clubhouse de temáticas que les interesen, como medicina y salud, la tecnología o el marketing

Así, Clubhouse permite a las marcas establecer un diálogo directo -literalmente- con sus seguidores, contactando en el lugar en donde están ahora esas personas, que es el entorno móvil y las redes sociales, y situarse en su top of mind en determinados temas.

Por otro lado, como es una red social que no limita la información que cada usuario pone en su perfil, también favorece la segmentación; cuanto más específica sea la bio de una marca en Clubhouse, mejor. Además, han pensado en el SEO, porque una empresa puede destacar las keywords por las que quiere que la encuentren.

Otra herramienta muy útil para las marcas es el calendario, con el que los usuarios pueden ver qué día y a qué hora hay una sala abierta con temas que le atraigan.

Todo esto hace que Clubhouse sea un espacio interesante para muchas compañías que tienen la posibilidad de conseguir networking con proveedores y con personas relevantes que pueden ofrecer soluciones a sus necesidades.

Los creadores de la app ya están pensando en la monetización para generadores de contenido a través de suscripciones. Incluso tienen previsto subvenciones para la próxima ronda de financiación.

Retos de Clubhouse
El primer reto que tiene por delante Clubhouse es definir su modelo de negocio, cómo va a monetizar su actividad. El primer paso en este sentido será cobrar las inscripciones, según está sugiriendo la compañía.

El segundo reto será superar la respuesta de otras redes que reaccionarán ante el crecimiento de esta aplicación para incorporar algunas de sus ventajas. Ahí se juega demostrar que es más una moda pasajera, diferenciándose de sus competidoras asentadas. Por ejemplo, Twitter ha creado Twitter Spaces para alimentar los debates en audio.

Por otro lado, es de esperar que Clubhouse se universalice más, abriéndose al entorno Android y a un sistema sin invitación previa, lo que cambiará la percepción de los usuarios actuales. Otra modificación complicada podría ser la inclusión de publicidad.

Un desafío más es la mejora del sistema de moderación, para evitar la propagación de discursos que fomenten mensajes de odio, racistas, sexistas, etc.

Pero, más delicado aún para muchos usuarios, está el tema de los datos que tienen que facilitar para incorporarse. Hay que dar el número de móvil para inscribirse, pero para invitar a otras personas hay que facilitar el acceso a la agenda de contactos, lo que puede resultar invasivo, ya que no está claro aún cómo utiliza Clubhouse esta información.

¿Necesitas nuestra ayuda? ¿Quieres saber más? Déjanos tus datos y te contactamos.







(*) Campos obligatorios
He leído y acepto los Términos y Condiciones de Uso y la Política de Privacidad *

SPREAD THE WORD