Somos cafés, somos morenos y somos indígenas

2020 abril 20

Somos cafés, somos morenos y somos indígenas

Discriminación del mexicano por tono de piel.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, en Rebold, nos dimos a la tarea de escuchar a la audiencia acerca de temas relacionados a la discriminación por tono de piel. Aunado a estos resultados, Julio Vallejo, director de la fundación PIGMENTOCRACIA, concedió una entrevista para saber si ¿Se vive realmente una era de discriminación basado en el color de piel? ¿Desde cuándo? ¿Existen formas de cambiarlo?

 

La gran mentira del mestizaje en México

Sobre la diferencia de “castas” existente en nuestro país, y el por qué de la segregación a personas con piel morena o de raíces indígenas, Julio Vallejo explicó que, a pesar de tratarse de una “mezcla de razas”, el error está en el concepto, ya que solemos pensar que el mestizaje se dio en una proporción 50-50, cuando en realidad, ésta fue 90% de origen indígena y sólo el 10% de españoles. A la postre, distintas razas y culturas se unirían, como los asiáticos, europeos y africanos; pero, en esencia, el pueblo mexicano sigue siendo indígena. Vallejo lo afirma: Los mexicanos “somos cafés, somos morenos y somos indígenas”; pero, con el concepto del mestizaje, pusimos un alto al tema, diciendo que todos los habitantes de este país somos una mezcla de culturas diferentes ¿cuántas? tal vez 5, tal vez 20… En lugar de ver lo evidente: seguimos siendo un país operado, de forma inconsciente, por “castas”. “Si fuera cierto que en México no importara esta condición para llegar hasta donde quieras” continuó, “tendríamos que la distribución de color de piel nacional se vería reflejada en todo: en la publicidad, en la televisión, en la gente más rica, pero también en la más pobre”.

 

¡No se dan cuenta que no se dan cuenta!

Sin duda, un valor determinante ante acusaciones de discriminación por tono de piel, es la negación. El 68% de los usuarios escuchados,  invalidan las opiniones de otros que se han sentido discriminados, argumentando que se “victimizan”, al tener “pocas capacidades o conocimientos para desarrollar sus labores”. Incluso, algunos que se autodenominan “morenos”, mencionan cómo han logrado sus metas, sin que su tono de piel haya sido un impedimento.

Julio Vallejo piensa lo contrario. “Es evidente que hay excepciones, todos conocemos a alguien moreno que sí tiene poder económico y adquisitivo, pero para el grueso de la gente con raíces indígenas en México, deberíamos estar en la misma proporción en la élite de este país”.

 

El futuro en riesgo

En segundo lugar de la escucha (17% del total), se colocaron las menciones del usuario @MiguelMezaC, quien apunta algunas de las metas que no se podrían alcanzar, al no tener el canon de piel blanca requerida. Algunos fueron: Conseguir un mejor trabajo, ser aceptado en la familia de tu pareja y ser considerado sospechoso sólo por la apariencia de la piel

 

El color de piel te aleja de tus metas

El aspecto físico, que los aleja de las oficinas y trabajos soñados, fueron evidenciadas por el 5% de los usuarios. Se mencionó al color de piel como uno de los factores que pueden hacer sentir vulnerables o discriminados a los usuarios que se presentan a un nuevo empleo.

 

¿Prietos matando güeros?

El senador veracruzano Julen Rementería mencionó el apoyo a adultos mayores que da el gobierno de AMLO, haciendo una diferencia entre la edad en que “mestizos” e “indígenas” pueden recibir apoyos gubernamentales. Este comentario fue retomado por sus seguidores, dividiendo opiniones sobre las acciones del presidente de la República. El 2% de los usuarios escuchados aseguraron que la discriminación por tono de piel también puede ser aplicada a la inversa.

 

Julio Vallejo considera que este enunciado es falaz. “En México, hay un privilegio para la gente blanca y una marginación hacia la gente morena. Decir que hay racismo a la inversa, sería decir que el sistema, automáticamente, sin esfuerzo, margina a los blancos”. Existen comentarios negativos hacia la gente blanca, sin que estos supongan un daño para su integridad, por lo que la vulneración de éstos no está enraizada y, por tanto, no corresponde a un “racismo a la inversa”, sino a una “acción afirmativa”.

 

Créditos bancarios too white

Sin duda, una de las herramientas financieras más utilizadas en México son los créditos. Las instituciones bancarias, según el estudio realizado por Ana Laura Martínez Gutiérrez, coordinadora de la Unidad de Innovación, Comportamiento y Experimentación, cuentan con prejuicios, donde la gente de piel blanca suele ser beneficiada. En este simulacro, donde se midió el índice de éxito de gente morena, el 24.7% de ellos fue tratado de forma descortés, el 45% consideró que le ocultaban información y sólo el 33.6% calificó de forma afirmativa para poder recibirlo

 

El color de piel y los medios: Tenoch Huerta

Si bien, el problema de la pigmentocracia no es exclusivo de las artes, el entretenimiento y la publicidad, es en estos rubros donde puede tener mayor repercusión, al ser visibles ante la mayor parte de la sociedad. Usuarios retomaron notas donde se mencionó que las empresas de casting para modelos, actores y actrices suelen poner mandatorios en sus briefs como “Look Polanco” (como el caso de Agencia Catatonia para Aeroméxico) o “no morenos, ni muy mexicanos”.

 

Ante estas situaciones, Tenoch Huerta, actor mexicano de cine y televisión, se ha pronunciado en contra de que las castineras sólo elijan a personas blancas y altas para el papel de “gente bien”, mientras que a los morenos y de pieles oscuras, como delincuentes, o “gente de barrio”.

 

Vallejo aporta: “Como nunca lo hemos hablado, al quedarnos con el discurso de ‘todos somos mestizos’, el problema se diluye y se vuelve confuso. Esta confusión la tienen las personas, pero también los creadores de contenido, creativos que trabajan en agencias y departamentos de marketing que, cuando les solicitan hacer campañas de inclusión, no han reflexionado que en realidad sí existe un problema racial».

 

Prietos (¡y hasta delicados!) en aprietos.

Sobre los chistes aplicados hacia las personas de raíces indígenas o de piel morena, Vallejo acota: “Los comediantes siempre tienen una regla: punch side or punch up, o sea, cuando hagas chistes, pega a tus iguales o hacia arriba, nunca pegues hacia abajo. Pegar hacia abajo es el chiste fácil, el chiste menos creativo y el más denigrante. En México, estamos acostumbrados a pegar hacia abajo, a pegar a grupos vulnerables…”, pero si no te parece que hagan un chiste sobre, por ejemplo, tu color de piel, el que no aguanta nada, el delicado, eres tú.Al final los chistes no son (sólo) chistes, son lo que mantienen funcionando el sistema”.

 

Una posible solución.

Al igual que se establecen cuotas de género en empresas y, específicamente, en medios de comunicación, para la mejor representación de mujeres ¿habría forma de incluir a personas con distintos tonos de piel a modo de cuota en campañas publicitarias? Sí, pero no. Vallejo explica: “Para empezar, sería complicado ¿Dónde pones la raya, quién la pone, serviría, por ejemplo, a escala ejecutiva? Al menos en los medios de comunicación, sería peligrosa, ya que jugaría en contra de la libertad de expresión. Aunque es una causa que, desde mi punto de vista, es buena, si se abre esa ventana a obligar a los creadores de contenido a tener cierta mezcla de gente, se abre también para forzarlos a hablar de otros temas, como política o religión, por ejemplo.” 

 

En medios de comunicación y campañas publicitarias, la respuesta puede ser un poco más simple de lo que se cree: incluir, pero sin aleccionar. “Si a una persona le dices ‘ésta es una campaña de diversidad e inclusión’, lo único que vas a provocar es el rechazo. Incluir personas morenas en publicidad de forma orgánica, mezclada con gente blanca, sin intentar imponer ‘agenda’ de color de piel, puede ser lo más efectivo”.

 

Vallejo enfatiza: “Qué bien que tengamos una Yalitza Aparicio y a un Tenoch Huerta, representándonos; ahora nos faltan dos, cuatro, cinco mensuales, en diferentes ámbitos”

 

En la sociedad, el proceso para “darse cuenta” de la segregación racial que hacemos, de forma inconsciente, será gradual: Primero, costará trabajo acostumbrarse a dejar de hacer chistes racistas, las personas se irán dando una vez que los hicieron, cuando el daño esté hecho; pero, al trabajarlo poco a poco, este proceso llegará al punto de ser realizado antes de ofender. Es un trabajo que debe ser realizado de forma constante, para que, más adelante, podamos hacerlo de forma ya inconsciente y asimilada, el hecho de aceptar que todos, sin distinción de color de piel, somo iguales.

 

PIGMENTOCRACIA es una fundación, fundada y dirigida por Julio Vallejo, dedicada a trabajar por la correcta representación étnico-racial en medios de comunicación. Trabaja de la mano con empresas, asesorándolas para una correcta inclusión de personas morenas e indígenas en medios y campañas publicitarias.

 

¿Necesitas nuestra ayuda? ¿Quieres saber más? Déjanos tus datos y te contactamos.







(*) Campos obligatorios
He leído y acepto los Términos y Condiciones de Uso y la Política de Privacidad *

SPREAD THE WORD