Innovación y sostenibilidad, temas estrella de la automoción para 2020

2019 diciembre 11

Innovación y sostenibilidad, temas estrella de la automoción para 2020

El sector de la automoción vive un momento de transformación. Se prevé que 2019 termine con un descenso del 5% en las ventas de turismos y TT en España, debido a la incertidumbre política y económica (no sólo local, sino mundial), pero sobre todo ante las incertidumbres en relación con las normativas de los vehículos de combustión (guerra contra el diésel, restricciones medioambientales, controles de emisiones…). La industria tiene la necesidad de reinventarse y hacer frente a todos estos retos, además de mejorar su reputación ante la percepción de la sociedad de ser un sector poco sostenible. Para ello las marcas están invirtiendo en innovación y buena parte de su estrategia en comunicación va en esta dirección. Algunos de los grandes temas que consideramos van a centrar la comunicación del sector de la automoción en 2020 son:

 

  1. Electrificación

Actualmente ya son más de 30 los modelos que conforman la oferta de vehículos eléctricos en España y se calcula que a partir de 2030 el 95% de los nuevos vehículos fabricados serán eléctricos o híbridos. No obstante, la implantación del coche eléctrico está siendo lenta y las marcas consideran que faltan planes estables y medidas fiscales que incentiven el desarrollo del mercado, así como una mayor red de infraestructura de carga.

Pese a la lentitud con la que avanza la movilidad eléctrica en España, las marcas se esfuerzan en comunicar sus avances en este campo y cada presentación de un nuevo modelo eléctrico se vive como un gran éxito de su fabricante. De cara a 2020 está prevista la llegada de varios nuevos modelos y algunos fabricantes ya ha anunciado inversiones millonarias en movilidad eléctrica para los próximos 3 ó 4 años.

El precio de los vehículos eléctricos es otro de los grandes handicaps del sector, pero las predicciones más optimistas esperan que para el año 2022 el precio del coche eléctrico se iguale al del vehículo tradicional​ sobre todo por la disminución en el coste de las baterías.

 

  1. Conectividad

En 2020 prácticamente el 100% de los vehículos nuevos será un coche conectado, con servicios digitales de entretenimiento, comunicación y navegación. Diez años más tarde, en 2030, en torno al 70% de los coches que circulen en Europa estarán conectados. Los consumidores cada vez esperan más de un vehículo una experiencia de conexión total y están empezando a valorar la inteligencia del coche por delante de otros aspectos más tradicionales como el diseño, la potencia o las prestaciones.

En los últimos años las marcas automovilísticas están firmando acuerdos con las principales operadoras de comunicaciones para facilitar la conectividad de los ocupantes y, a su vez, para ofrecer una salida para la gran cantidad de datos que se producen y que las marcas pueden usar para mejorar su servicio.

 

  1. Conducción autónoma

La conectividad está permitiendo hacer grandes avances en relación con la conducción autónoma de los vehículos. Según un informe de PwC, hacia el año 2022 tendremos disponibles en el mercado coches autónomos de nivel 4, es decir, coches 100% autónomos en determinadas áreas geográficas o en ciertas situaciones, como los atascos.

Varios de los mayores fabricantes están dedicando muchos esfuerzos al desarrollo de la conducción autónoma y lo comunican destacando los beneficios para la seguridad tanto de pasajeros como de transeúntes. El primer paso es el desarrollo de tecnologías que ayuden a las personas en la conducción (dirección del vehículo, aceleración/frenada, distancia de seguridad…), sin llegar a sustituirlas. La automatización total no será viable hasta unos años después, dependiendo de lo rápido que avance la tecnología en ese sentido.

 

  1. Carsharing.

El alquiler de vehículos por tiempo limitado está revolucionando el uso de vehículos, sobre todo en las grandes ciudades. Se considera que en pocos años la propiedad de un vehículo no será algo relevante. Se compartirán más coches y, por tanto, se verá reducido el número total de vehículos en circulación, con todas las ventajas que ésto puede comportar: reducción de atascos, beneficios medioambientales, mayor facilidad para encontrar aparcamiento, complemento al uso del transporte público, etc.

Las marcas son conscientes de esta tendencia y están poniendo en marcha sus propias iniciativas de carsharing, tanto para dar servicio a particulares como a empresas. En este sentido, para distinguirse de la competencia, las marcas están diseñando soluciones novedosas para públicos muy determinados (por ejemplo, existe una plataforma destinada a personas que quieren compartir coche para asistir a festivales de música).

 

  1. Sostenibilidad

Más allá de los beneficios medioambientales que puede comportar el vehículo híbrido o eléctrico, las marcas de automoción se esfuerzan por posicionarse como empresas sostenibles. Y es que el transporte es el responsable todavía de cerca de una cuarta parte  de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa y contribuye a la fragmentación de hábitats naturales para flora y fauna. Es por ello que en 2019 ya hemos visto cómo las marcas han comunicado sus logros en lo que a sostenibilidad se refiere y se espera que en 2020 continúe esta tendencia.

El sector se ha visto muy perjudicado por la crisis del diésel y está apostando por la sostenibilidad como uno de sus pilares estratégicos. Los fabricantes no sólo diseñan vehículos que sean menos contaminantes, sino que intentan contaminar menos a la hora de producir, eliminando las emisiones de CO2 o utilizando menos agua y energía, por ejemplo.

 «Teniendo en cuenta la compleja situación que la industria automovilística está atravesando, parece necesario centrarse en los factores que pueden influir en la compra de vehículos, considerando como fundamental la labor de comunicación realizada por las marcas. Según un estudio de Facebook y Gfk, los españoles dedicamos hasta 27 semanas a la compra de nuestro nuevo vehículo frente a las 24 semanas de media en Europa. Esto se debe, especialmente, a la búsqueda de información de las marcas y los modelos. Por ello, se hace imprescindible para las empresas analizar en qué medida las informaciones que impactan en un potencial consumidor influyen o no en su decisión final de compra». comenta Sergi Pacheco, Media Intelligence Manager de Rebold.

 

 

«Desde REBOLD realizamos estudios mensuales ad-hoc que permiten a las marcas ir más allá de la cuantificación de su número de apariciones, su retorno económico equivalente o el alcance obtenido en la audiencia. Ayudamos a las marcas a buscar y entender la correlación que puede existir entre su presencia mediática o su engagement y la decisión de compra de los consumidores.» Asegura Irene Alonso, Consumer Intelligence Account Supervisor

 

 

Es decir, ¿influye realmente lo que la gente ve en los medios sobre una marca en su decisión de compra de un vehículo? ¿El hecho de tener más engagement en tus comunicaciones o que hablen bien de ti en los medios se refleja en las matriculaciones de vehículos? Con el análisis del Engagement on site (estudio de las interacciones que genera la compartición de noticias online) y el uso de métricas avanzadas que combinan métricas más básicas, como impacto en audiencia, protagonismo o tono de las informaciones, comparadas con datos de matriculación, podemos identificar tendencias y ofrecer datos útiles que ayuden a las marcas en la planificación de su comunicación en medios ganados.

SPREAD THE WORD